- VivaChile.org - http://viva-chile.cl -

Guerra en Gaza: El difícil camino de la paz

Escuchando a israelíes y palestinos, a veces da la impresión de que ambos dicen lo mismo. Ambos pueblos se sienten víctimas necesitadas de justicia, y ambos ejercen la violencia para ejercer sus demandas. Mientras, el arzobispo Silvano Tomasi, Observador Permanente de la Santa Sede en la ONU, ha pedido a la comunidad internacional que «intervenga activamente» para detener la guerra, pues «ambas partes no son capaces de salir de este círculo vicioso de violencia sin la ayuda de la comunidad internacional»

———————————————————————————————————————————————————————-

Santa Sede pide alto al fuego y reanudación de negociaciones en Gaza

El Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU en Ginebra, Arzobispo Silvano Tomasi, llamó al alto al fuego y a la reanudación de las negociaciones entre Israel y Hamas; para poner fin a los enfrentamientos de la Franja de Gaza que ha cobrado hasta el momento la vida de más de 900 personas y más de 4 mil heridos.

En su discurso en la 9ª Sesión Especial del Consejo para los Derechos Humanos el pasado 9 de enero dedicada a la situación en la Franja de Gaza, el Prelado expresó la “solidaridad de la Santa Sede con las gentes de Gaza, que mueren y sufren a causa de la ofensiva militar de las Fuerzas de Defensa israelíes y con las gentes de Sderot, Ashkelon y otras ciudades israelíes que viven bajo el terror constante de los ataques de cohetes que lanzan los militantes palestinos desde la franja de Gaza y que han causado víctimas y numerosos heridos”.

Asimismo, el Arzobispo recordó el mensaje del Papa al Cuerpo Diplomático ante la Santa Sede, el pasado 8 de enero, en el que aseguraba que la opción militar no es una solución y la violencia, venga de donde venga y bajo cualquier forma que adopte, ha de ser firmemente condenada”.

Tras recordar la reciente jornada de oración de los cristianos en Jerusalén por la paz en Gaza y Tierra Santa, el Nuncio señaló que “es evidente que las partes interesadas no son capaces de salir del círculo vicioso de la violencia sin la ayuda de la comunidad internacional que tendría, por lo tanto, que cumplir con sus responsabilidades, intervenir activamente para impedir el derramamiento de sangre, facilitar el acceso de la ayuda humanitaria de emergencia y acabar con todas las formas de enfrentamiento”.

———————————————————————————————————————————————————————-

Padre Manuel Musallam, párroco de Gaza:
Un crimen contra la Humanidad

Al padre Manuel Musallam lo llaman el párroco de Gaza, pues desde 1995 trabaja ofreciendo servicio pastoral a los 200 cristianos que viven en la ciudad principal de la franja. Es palestino y conoce bien a Hamas, pues, según él mismo afirma, los hijos de algunos de sus dirigentes acuden a la escuela anexa a su parroquia. En una entrevista a Enric Roig, periodista que en la actualidad trabaja en los proyectos de la Fundación Promoción Social de la Cultura, realizada poco antes de que Israel iniciara la Operación plomo fundido, que ya se ha llevado cerca de 700 víctimas, afirmaba: «Israel mantiene Gaza bajo sitio, un sitio estricto, muy estricto… Más aún: están cometiendo un crimen de guerra, un crimen contra la Humanidad. Tanto sufrimiento sólo provoca más fanatismo, más deseo de muerte, más agresividad, más amargura, más gente tratando de gritar más fuerte: ¡No a Israel!»

El padre Manuel asegura que los palestinos no ven otra salida para escapar a su situación más que lo que ellos llaman resistencia, y afirma que las negociaciones de paz en el pasado no han dado los frutos que esperaban: «Hemos invertido mucho tiempo en esto, y ahora descubrimos que es tiempo perdido. Hay más asentamientos judíos, más presos palestinos, el muro del apartheid… Nuestro derecho del retorno se ignora, el sitio de Gaza se hace más estricto…»

Sobre la actuación de Hamas, el padre Manuel comienza explicando que «la gente piensa: No nos devolverán Jerusalén, no abandonarán Cisjordania, ni volverán a las fronteras del 67. No reconocerán nuestro derecho del retorno. No destruirán este muro. No nos darán nuestra bandera ni nuestra libertad. Nos mantendrán prisioneros en esta tierra. Ésta es la filosofía de Hamas. En el momento de la libertad, pensamos: ¿quién nos puede liberar? Si es Hamas, estamos con Hamas».

Y añade causas más profundas a la hora de explicar el conflicto: «Nuestro problema no es ni el hambre, ni el sitio. Nuestro problema es la libertad. Queremos poner fin a este tiempo desastroso y ser una nación como las demás: libre, activa, desarrollar el mundo junto con las demás. Podemos hacerlo. Somos una buena nación, una nación culta. Nos gusta querer, nos gusta trabajar…» Y finaliza con una petición a Israel: «Ahora es el momento de hacer la paz con los palestinos. Ahora es el momento de ponerse de acuerdo, de hacer concesiones. El primer pilar para la paz es la justicia. Israel debería hacer la paz ahora. Justicia para los palestinos: tienen derechos».

———————————————————————————————————————————————————————-

Arnold Roth, víctima del terrorismo de Hamas:
Educan a sus hijos para odiarnos

La adolescente israelí Malki Roth fue asesinada por un terrorista-bomba de Hamas mientras tomaba un café con una amiga en un restaurante de Jerusalén, en agosto de 2001. Tenía 15 años, y acababa de llegar de un campo de trabajo en beneficio de adolescentes discapacitados. Su padre, Arnold Roth, dirige hoy la Fundación Malki (www.kerenmalki.org), que ayuda a miles de familias -cristianas, musulmanes y judías- que tienen en casa algún niño con discapacidad. Desde su experiencia ante el terrorismo, afirma: «La guerra entre Israel y el régimen de Hamas en Gaza no comenzó ayer. Es, simplemente, otro capítulo más en una larga y dolorosa historia de odio y muerte. Desde mi experiencia personal, puedo decir que la sociedad israelí no odia a los árabes, ni a los palestinos, ni siquiera a la gente de Hamas. Queremos que tengan vidas productivas, que sus hijos crezcan con salud, que puedan practicar su religión y vivir en paz. Pero ellos no. Ellos han educado a sus hijos para odiarnos, y su odio no está limitado a los judíos. Creen que tienen una misión de parte de Dios, y que esta misión es la justificación para las acciones más grotescas de odio y barbarie».

Desde el nacimiento de Israel, en 1948, un total de 1.634 civiles murieron en acciones terroristas, que dejaron más de 14.000 heridos, según datos ofrecidos por el Instituto de Seguridad Social de Israel. Arnold Roth recuerda el atentado en el que murió su hija Malki, y afirma: «Ellos no nos ven como seres humanos a imagen de Dios. Sólo quieren herirnos, matarnos y echarnos de Medio Oriente. Cuando se vio claramente que Hamas seguirá su escalada de provocación sin parar, nuestro Gobierno tomó la decisión de pararlos, y la sociedad israelí en su mayoría lo consideró necesario. Los israelíes no disfrutamos causando sufrimiento a otras personas, pero está claro para nosotros que, hasta que no los detengan, los yihadistas de Hamas continuarán recibiendo armas y apoyo de sus aliados, y se asegurarán de causarnos sufrimiento. Parar a Hamas será un proceso sangriento, con pérdidas en ambos lados, pero las pérdidas serán mucho mayores en el lado de Hamas, porque es lo que quieren los mismos líderes de Hamas».

Y concluye con amargura: «Un día habrá paz, pero hoy no está a la vista. Mientras Hamas y otros regímenes yihadistas continúen educando a sus hijos para odiar y demonizar a los judíos, la paz estará lejana».




Nota:
Las declaraciones de Monseñor Tomasi fueron publicadas originalmente por ACI Prensa.
Las entrevistas al Padre Manuel Musallam y a Arnold Roth fueron preparadas por Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo y publicadas por Alfa y Omega.